La ambición rompe los lazos de sangre y olvida las obligaciones de gratitud.

0
Salustio