La ingratitud es la esencia de la vileza.

0
Immanuel Kant