Recuerdo esos días felices y muchas veces deseé poder hablar a los oídos de los muertos sobre la gratitud que se les debía en la vida y que fue tan mal devuelta.

0
Gwyn Thomas